COMO HACER REPELENTES PARA PERROS
home // page // COMO HACER REPELENTES PARA PERROS

COMO HACER REPELENTES PARA PERROS

Si los perros ya sean propios o callejeros, invaden tu propiedad, orinan en tu puerta, o simplemente muerden tu muebles, probablemente necesites una solución para evitar que continúen con estas acciones.

Como te contamos a continuación, existen varios olores a los que el olfato del perro es muy sensible y por tanto ellos no los soportan, de manera que puedes utilizar esto a tu favor para crear un repelente casero que mantenga alejados de tu hogar a estos animales.

Hacer un repelente con limón

En primer lugar, puedes mezclar el jugo de un limón con dos tazas de agua.

Los perros no toleran este olor cítrico, por lo que si lo esparces por la zona donde quieras evitar que el animal merodee conseguirás alejarlo.

Además es un truco que puedes aplicar también contra los gatos, pues a estos tampoco les agrada este aroma.

Uno de los motivos principales por los que queremos hacer repelente para perros es conseguir evitar que hagan sus necesidades en la puerta o en el jardín de tu casa.

Alcohol o vinagre

Otro método es mezclar en un pulverizador una taza de alcohol desinfectante y un par de tazas de agua.

A continuación pulveriza la zona y repite esto habitualmente.

El vinagre también sirve, porque su fuerte olor ahuyenta a los perros.

Mezcla una parte de vinagre por cinco de agua para crear una solución que deberás esparcir sobre el lugar.

Por otro lado, nuestra recomendación es que empapes trozos de algodón en la sustancia elegida, sea vinagre, limón o alcohol, y que a continuación las coloques por la zona.

Si se trata de un jardín, reemplaza los algodones regularmente para mantener la efectividad del repelente, porque con la lluvia y el aire se estropean y se secan.

Pimienta de cayena

Por último, puedes mezclar una parte de pimienta de cayena por diez de agua en un pulverizador. A continuación pulveriza esta sustancia ligeramente sobre las áreas que prefieras, incluidos muebles si necesitas evitar que el animal los muerda. Este repelente irrita la piel de alrededor de la nariz del perro, por lo que no le entusiasmará la idea de volver a pisar esa zona.

Sin embargo, ten en cuenta que si echas demasiada cantidad puedes estropear tus muebles y representar una amenaza para la salud del perro, por lo que debes procurar concentrarte en una dosis adecuada como la que te recomendamos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *