Una pareja que oran juntos, permanecen juntos
home // page // Una pareja que oran juntos, permanecen juntos

Una pareja que oran juntos, permanecen juntos

La gente dice: “cásate con alguien que alabe y adore a Dios contigo”, pero yo digo que esto no significa nada. Cualquiera puede alabar y adorar contigo. Aunque esto es importante, cásate con alguien que, cuando te sientas desesperado y no tengas fuerzas para ir a la iglesia, pueda traerte a la iglesia porque está lleno/a de la presencia de Dios y tiene una palabra que darte.

Cásate con alguien que cuando la duda y el miedo te nublan la mente a las 3 de la mañana, te ponen las manos sobre la cabeza y claman para que cada pensamiento del enemigo sea cancelado en el nombre de Jesús.

Cásate con alguien que cuando te sientas débil en el espíritu te empuje y te recuerde todo lo que Dios ha hecho en el pasado y que esto que enfrentamos ahora tampoco prevalecerá.

Cásate con alguien a quien puedas contar tus tentaciones y luchas, y en ves de criticarte o señalarte se pondrá de rodillas contigo y entrará en una guerra espiritual junto a ti, hasta que hayas conquistado la victoria sobre esa situación

No necesitas un compañero(a) de alabanza, esa es la parte fácil, necesitas más a un guerrero(a) a tu lado. Debido a que el enemigo no está jugando con los matrimonios y las familias, necesitas a alguien que esté vigilante junto a ti para derrotar al enemigo.

Necesitas a un hombre/una mujer que cuando venga la dificultad, la crisis y el problema o hasta la enfermedad no salga corriendo, sino que se tire de rodillas contigo y te tome de la mano y juntos clamen a Dios hasta ver la respuesta a su necesidad.

En cuanto a mí, “Yo y mi y mi casa, serviremos a Jehová.” Declaró Josué.

Es por eso que debes tener mucho cuidado al elegir a tu compañero/a. Porque si no esperas el tiempo de Dios y eliges mal en lugar de tener un verdadero compañero/a, guerrero/a, a tu lado, puede llegar a convertirse en la persona que luchará en contra de ti y de tu crecimiento con Dios, te puede hacer llorar, te destruirá, te maltratará y lastimará tu corazón.

En las manos del hombre correcto y de la mujer correcta que Dios tenga para ti, te hará brillar para el Señor, te ayudará a sacar lo mejor de ti, te amará, te cuidará, te honrará, te bendecirá y juntos saldrán adelante y caminarán unidos de la mano de Dios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *