Una persona sencilla
home // page // Una persona sencilla

Una persona sencilla

Una persona sencilla es alguien que necesita pocas cosas para ser feliz, para vivir con dignidad, no crea, ni se deja crear, falsas necesidades. Vive la vida con lo justo.

Una persona sencilla es alguien que siempre está alerta y dispuesta, vive desapegad@ de las cosas materiales y emocionales.

Una persona sencilla es la que pone su corazón en los detalles pequeños de cada día, se hace la vida más alegre a ella y a los demás.

Una persona sencilla es la que se conmueve con el sufrimiento ajeno, trata de ayudar y comparte con él lo que tiene. No soporta las injusticias, ni se queda pasiv@ ante ellas.

Una persona sencilla es transparente, auténtica, traslúcida, coherente con lo que cree y vive. Está en armonía consigo mísm@, y transmite paz, serenidad y amor.

Una persona sencilla es aquella que no aspira a grandes puestos, ni honores, sólo aspira a vivir y servir con humildad a la humanidad.

Una persona sencilla es alguien desprendida; que vive y practica la gratuidad.

Una persona sencilla es alguien que tiene un corazón abierto de par en par, es acogedor, empático y hospitalario.

Una persona sencilla es alguien que disfruta con las cosas sencillas; se fija en los detalles y saborea cada instante de la vida sin prisas.

Una persona sencilla es alguien que siempre está en constante evolución, crece, comparte y disfruta la vida.

Una persona sencilla es alguien que reconoce sus fallos y errores.

Una persona sencilla es alguien que siempre tiene una sonrisa, aunque las cosas no salgan todo lo bien que esperaba.

Una persona sencilla es alguien que derrocha humanidad, fraternidad y sensibilidad. Tiene conciencia crítica y actúa en consecuencia.

Una persona sencilla es alguien que se emociona al contemplar la hermosura de la naturaleza, de la vida.

Una persona sencilla es alguien que con su comportamiento no hace daño a nada, ni a nadie directa o indirectamente.

Una persona sencilla es alguien con quien da gusto convivir porque antepone el bien común al suyo propio.

Una persona sencilla es alguien que no busca ser protagonista, ni el centro de atención. Deja que el otr@ se sienta importante.

Una persona sencilla es alguien que escucha, mira y habla con el corazón.

Una persona sencilla es alguien que parece débil, pero tiene fortaleza interior que le ayuda a superar las adversidades de la vida.

Una persona sencilla es alguien que ama y vive la verdad, aunque está vaya en su contra. No acepta la mentira, ni se queda callad@ ante una mentira.

Una persona sencilla es alguien que no presume de sus habilidades, simplemente trabaja y sus obras dicen mucho de como es.

Una persona sencilla es alguien que sorprende y deja con la boca abierta a quienes traten de manipularl@.

Una persona sencilla es alguien que perdona sin tener rencor, se perdona a si mism@, perdona a los demás y sabe pedir perdón.

Una persona sencilla es alguien que cuida al hijo que lleva dentro, sin perder la capacidad de ilusión y alegría.

Una persona sencilla es alguien que se esfuerza cada día haciendo el bien. No quiere dejar el mundo sin haber colaborado para que éste sea un poco mejor.

Una persona sencilla es alguien que vive entregada cada día a Dios, porque sabe que Él es el centro de su vida.

Una persona sencilla es alguien que, es consciente de su debilidad, de sus limitaciones y carencias, pero es feliz porque sabe que Dios Padre-Madre le acepta y ama tal como es.

Una persona sencilla es alguien que reconoce humildemente sus capacidades y las pone al servicio de la humanidad, sabiendo que le han sido regalados por Dios.

Una persona sencilla es alguien que agradece cada día a Dios todo lo que recibe.

Una persona sencilla es alguien que busca momentos de silencio, de introspección consigo mism@ y con Dios.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *